ATRÁS
8 minutos


Lavazza adquiere Kicking Horse Coffee

24/05/2017 • Área corporativa

 

Turín, 24 de mayo de 2017 – El Grupo Lavazza anuncia la adquisición de acciones en Kicking Horse Coffee, Ltd., y toma el control del fondo de capital privado Swander Pace Capital, el cual había celebrado una sociedad con Jefferson Capital y United Natural Foods en 2012. Kicking Horse Coffee, un líder canadiense en el segmento de café orgánico y de comercio justo, ha crecido en importancia en los últimos años a través de su extraordinario crecimiento tanto en Canadá como en los EE. UU.

 

Esta transacción significa que Lavazza ahora posee el 80 % de la empresa, valorada en un total de CAD 215 millones. Elana Rosenfeld, que fundó la empresa en 1996, seguirá siendo accionista con una participación del 20 % y continuará administrando la empresa en calidad de directora ejecutiva.

 

Se trata, en concreto, de un paso importante en la estrategia de desarrollo en Norteamérica, un mercado clave para el Grupo Lavazza. En consonancia con la reciente incorporación de Carte Noire y Merrild, con esta adquisición, Lavazza pretende realzar el valor de marca de Kicking Horse Coffee mediante la puesta en común de habilidades y valores.

 

 

Kicking Horse Coffee

Kicking Horse Coffee, Ltd., con sede en Inworm, Columbia Británica (Canadá), celebró su 20.º aniversario en 2016. La marca, pionera en el segmento del café orgánico y de comercio justo en Canadá, es famosa por sus aromas específicos y por su valor de marca único y distintivo.
La empresa alcanzó recientemente el 10.º puesto en la lista de las mejores empresas para trabajar en Canadá. Para más información, visite: www.KickingHorseCoffee.com.

 

 

| Lavazza

Lavazza fue fundada en Turín en 1895, y es un productor de café italiano que ha pertenecido a la misma familia durante cuatro generaciones. El Grupo se encuentra entre los principales tostadores de café del mundo, está presente en más de 90 países a través de filiales y distribuidores, y exporta más del 60 % de su producción. Cuenta con aproximadamente 3000 empleados, con una facturación de 1900 millones de euros en 2016 y, desde sus orígenes, inventó el concepto de la mezcla, o el arte de combinar diferentes tipologías y orígenes geográficos de café, una característica que aún hoy distingue a la mayoría de sus productos.

La empresa es la sexta con mejor reputación en Italia, según el Instituto de la Reputación, gracias a sus 25 años de tradición produciendo y comercializando sistemas y productos para el sector cafetero y ha aumentado su popularidad por ser la primera empresa italiana que desarrolló sistemas de cápsulas de espresso.
Lavazza está presente en todos los lugares: en el hogar, fuera del hogar y en la oficina, esforzándose constantemente por innovar. La marca es ahora famosa en todo el mundo gracias a importantes asociaciones, coherentes con la estrategia de internacionalización de la marca, que incluyen colaboraciones en el mundo del deporte, con torneos de tenis del Grand Slam, y en el sector del arte y la cultura con prestigiosos museos como el Guggenheim en Nueva York y el Museo del Hermitage en San Petersburgo, Rusia.

 

Los beneficios para 2016 alcanzaron los 82,2 millones de euros, una cifra que no se puede comparar con el resultado de 2015, ya que este último fue impulsado por ganancias de capital de 822,8 millones de euros derivadas de la venta de la participación accionaria en Keurig Green Mountain.

 

 

La posición financiera neta se situó en EUR 687,5 millones (EUR 1351 millones en 2015).

 

 

Lavazza conservó su posición de liderazgo en el mercado italiano y aumentó su participación a un 41 %, a pesar de que el consumo de café disminuyó por tercer año consecutivo. La nueva cartera de productos y una clara estrategia de segmentación de productos para los distintos tipos de clientes permitieron el despliegue de importantes innovaciones, en consonancia con las tendencias actuales tanto en Italia como en todo el mundo.

 

 

Tras la adquisición de Carte Noire, el establecimiento francés de Lavérune forma ahora parte del sistema industrial del Grupo y es una de las principales instalaciones de producción junto con Settimo Torinese y Gattinara, situadas en Italia. La empresa ha invertido 16 millones de euros para rediseñar toda la planta, con un amplio trabajo de modernización que se llevó a cabo para garantizar la gestión de futuros desarrollos con líneas de producción de alta tecnología.

 

 

“Somos una empresa a la que le encanta hablar de “tradición”, pero también tenemos una visión de futuro y pasión por la excelencia. Este enfoque nos permitió incorporar Carte Noire y Merrild en un tiempo récord”, afirma Marco Lavazza, vicepresidente de Lavazza. “Vimos la adquisición como un enriquecimiento, una oportunidad mutua en la que cada una de las partes complementa a la otra, abriendo nuevas perspectivas y compartiendo sendas de innovación y tecnología. Invertimos en personas y procesos para lograr una integración rápida, eficiente y satisfactoria para todos”.

 

 

DESCARGAR
DESCARGAR
PDF DOC JPG