Etiopía
Los primeros bebedores de café

La verdad es que el café Arábica tiene sus orígenes en Etiopía y no en Brasil, como se suele creer. Los etíopes fueron los primeros en descubrir el café. Existen muchos mitos y leyendas sobre su descubrimiento. La historia más conocida es la de un joven pastor, Kaldi, quien se dio cuenta de que el café tenía propiedades regeneradoras después de ver a sus cabras mordisqueando bayas maduras de la planta de café. Los descendientes directos de los primeros consumidores de café son ahora los oromo, una tribu que ha vivido alrededor de 500 años en la región de Kaffa. Los oromo aún preparan café como lo hicieron una vez, usando todas las partes comestibles de la planta: las hojas se utilizan para hacer una infusión conocida como kuti, las cascarillas para hacer hoja, una preparación que se diluye con leche, mientras que los granos se tuestan ligeramente para producir bunna qela, un bocadillo rico en energía que contiene mantequilla y sal, con un significado simbólico fuerte. En otras partes del país, el buna es un ritual bien conocido que se utiliza para preparar café negro. El café se tuesta a mano, se muele en un mortero y, finalmente, se deja reposar en una jebena, el típico terracota etíope.

Las recetas
Buna
Café etíope

En la región de Harar, los pueblos oromo, larari, amara y somalí preparan café en ceremonias en casa usando la jebena. El café también puede saborizarse con cardamomo negro. En otras áreas del país se utilizan diferentes especias, como raíz de jengibre en la región de Kaffa y canela a lo largo de la frontera con Sudán. Otras zonas del país utilizan otras especias, por ejemplo, la región de Kaffa utiliza las raíces de jengibre, y a lo largo de la frontera con Sudán utilizan la canela. Varias comunidades musulmanas de la región de Kaffa prefieren agregar sal al café en lugar de azúcar, o disuelven una cucharadita de mantequilla en las tazas.

INGREDIENTES PARA UNA JEBENA PARA 10 PERSONAS
1 litro de agua
16 cucharaditas colmadas de café Arábica
media cucharadita de semillas de cardamomo negro (opcional)
azúcar al gusto
Preparación

Enjuague los granos de café verdes y drene bien. En una olla o en una plancha, tuéstelos suavemente a fuego mediano y continúe revolviendo para asegurar un tostado parejo. Cuando los granos estén dorados, colóquelos en un tazón de terracota, déjelos enfriar y luego tritúrelos con una esmeriladora o con un mortero tradicional de madera. Mientras tanto, vierta agua en la jebena y colóquela sobre una hornilla o, si es posible, sobre carbón caliente. Cuando el agua comience a hervir, agregue gradualmente el café pulverizado a la jebena. Si lo desea, agregue especias molidas y haga girar el receptáculo para mezclar la preparación. Aparte durante al menos 5 minutos, hasta un máximo de 15 minutos para preparar café más concentrado. Filtre la preparación en tazas de cerámica y sirva.


Kuti
Hojas de café impregnadas

Esta bebida está extendida en la región de Harar entre las tribus oromo y somalí. Se prepara con hojas de café Arábica que han sido recogidas del árbol y secadas al sol (amertassa). En la región de Kaffa, se utilizan hojas caídas para preparar esta bebida.

INGREDIENTES
1 litro de agua o leche, o medio litro de cada uno
2 puñados de hojas de café Arábica
Azúcar o sal al gusto
Preparación

Tueste ligeramente las hojas sobre la llama. Córtelas en trozos grandes con los dedos. Hierva el agua por separado en una tetera metálica grande. Agregue las hojas y continúe hirviendo sobre una llama mediana durante aproximadamente 15 minutos. Agregue azúcar a gusto y sirva en tazas de té.