Beirut, Líbano
Beirut: una ciudad, un mundo de café

En la cosmopolita ciudad occidental de Beirut, el café se sirve de todas las formas imaginables: desde la tradicional bebida beduina hasta el café turco, con especias o americano, café espresso y café blanco (adecuado para aquellos que no pueden tolerar la cafeína). Lejos de las zonas urbanas, prevalecen las tradiciones locales, incluida la bebida de café inusual obtenida de bellotas asadas, o mate, una infusión típicamente sudamericana importada por los expatriados que regresan de Brasil. Si bien en Beirut, que se ha reconstruido varias veces después de numerosos años de lucha, los cafés históricos ya no existen (salvo el Gemmayzeh Cafè, un lugar de encuentro para artistas, intelectuales y jugadores de backgammon de edad avanzada), en Trípoli aún se pueden encontrar algunos de los cafés antiguos donde las personas bebían café turco en medio de nubes de humo de narguile. Los vendedores de café callejeros ofrecen a los transeúntes café turco preparado en cocinas coloridas portátiles, café de estilo occidental extraído de cafeteras espresso montadas en triciclos y carros, o café preparado siguiendo la estricta tradición árabe, en grandes jarras de metal con calentadores incorporados en su base.

Las recetas
Café blanco
Café blanco
INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS
4 cucharaditas de agua de azahar natural
4 tazas tamaño espresso de agua mineral
azúcar o miel al gusto
Preparación

Hierva el agua en un recipiente, agregue azúcar y miel mientras el agua está muy caliente y revuelva para derretir. Aparte, vierta el agua de azahar en tazas y vierta en agua con azúcar. Sirva la bebida muy caliente al final de una comida o por la noche, antes de irse a dormir, para disfrutar de sus relajantes propiedades.


Mouhallabieh
Flan de agua de azahar
INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS
1 litro de leche entera
4 cucharadas de harina de arroz
150 g de azúcar
100 g de pistachos de Alepo, pelados y sin sal
2 cucharadas de agua de azahar natural
Preparación

Hierva la leche en una recipiente de metal. En un bol separado, disuelva la harina de arroz en un poco de leche fría. Luego, agréguela al recipiente de metal y mezcle bien con una batidora. Caliente hasta que la mezcla comience a hacer espuma y espesarse. Luego, agregue el azúcar y mezcle bien hasta que se haya disuelto por completo. Cuando la mezcla comience a espesar, agregue el agua de azahar y mezcle una última vez antes de verter en las tazas. Espolvoree pistachos picados, deje que se enfríe y sirva como postre.