El encanto que la Chemex suscita en los amantes del café radica en el ritual que acompaña a la extracción del café: la elección del filtro, la técnica para verter el agua y la medida del tiempo. No es casualidad que la Chemex se exhiba ahora en el Museo de Arte Moderno de la ciudad de Nueva York.