El crumble de café es un postre rápido y sencillo que se puede preparar en muy poco tiempo, con solo unos pocos ingredientes. Es muy fácil y no tiene que ser un chef magistral. ¿Está listo? Póngase el delantal, ¡su crumble lo espera!

 

 

Preparación del crumble de café

 

Prepare 2 tazas de café de espresso, agregue azúcar y deje enfriar. Mientras tanto, triture las galletas que servirán como base del crumble. Luego, derrita la manteca y deje que enfriar por completo.

 

Base de galletas para el crumble de café

 

Coloque las galletas trituradas en un bol y agregue la manteca derretida. Aúne los ingredientes utilizando los dedos hasta lograr una textura a miga de pan. Transfiera dos tercios de la mezcla a un molde desmontable de aproximadamente 24 cm. A continuación, cubra la mezcla con un film transparente y deje reposar en el refrigerador durante aproximadamente 6 horas.

 

Relleno de crema para el crumble de café

 

Coloque el queso mascarpone, el azúcar impalpable y el café endulzado y frío en un bol y mezcle bien hasta lograr una mezcla uniforme. Bata la crema hasta que esté firme y agregue el resto de los ingredientes. Mezcle todo con una espátula con movimientos ascendentes, teniendo cuidado de no batir demasiado la crema.

Retire el molde del refrigerador y proceda a llenarlo con la crema. Para terminar, cubra con las migas de galletas restantes y refrigere durante, al menos, 4 horas.

 

El crumble de café está listo para servir.

 

Crumble de café: ingredientes

 

500 g de galletas en seco

200 g de mantequilla

500 g de queso mascarpone

2 tazas de espresso de café Lavazza Qualità Rossa

130 g de azúcar

200 ml de crema

 

El café ideal para esta receta

 

Qualità Rossa

Qualità Rossa representa la pasión de Lavazza por el café. Una mezcla con cuerpo y un aroma único, rica y excepcionalmente redonda, compuesta principalmente de Arábica brasileña y Robusta del África.